martes, 15 de septiembre de 2015

Así comienza Monóxido Adultérico

Raquel calentó brevemente con las manos el objeto metálico que estaba a punto de introducirse en la vagina. Como cada mañana, eso era lo primero que hacía antes de ajustarse el cinturón de seguridad, rumbo al trabajo. Aquel representaba el momento del día más excitante frente al anodino paisaje que la envolvía, sin el menor sobresalto, donde cada jornada constituía un calco de la anterior. La misma aburrida conversación con su marido, daba igual de qué hablaran, o con los clientes y proveedores del trabajo, atrapados en un bucle que repetía los mismos chistes cada veinticuatro horas. Por otro lado, el ambiente ahí era bueno, como si la crisis no fuera con ellos, ¿o es que alguien podía vivir sin cagar? Nada superaba al producto estrella de su empresa: un revoltijo de hierbas y semillas macerando una fórmula secreta cuya eficacia en el baño no cuestionaban ni los probióticos de Danone.